Entrada destacada

GEMA SIGILAR DEL TESORO DE GUARRAZAR

lunes, 11 de julio de 2016

DETALLES DE LA CONSTRUCCIÓN DEL ÁBSIDE DE LA ERMITA DE NTRA. SRA. DE LA NATIVIDAD. PEQUEÑOS FRAGMENTOS DECORATIVOS DE CERÁMICA HISPANO MUSULMANA.



 El ábside de la ermita de Nuestra Sra. de la Natividad, que posiblemente sea  edificio en uso más antiguo de carácter religioso de Guadamur, conserva su primitiva estructura  construida con lo que los romanos los romanos denominaban OPUS MIXTUM, consistente en la fabricación de cajones de mampostería alternando con verdugadas y machones de ladrillo.
Esta técnica constructiva utilizada ya en época imperial, perdura con los bizantinos,  y  se utiliza quizá más intensamente, por un cierto declive de las construcciones con sillares. De éstos pasa al mundo visigodo y son los árabes los que continuarán con su difusión.


Tras la conquista de Toledo por Alfonso VI en 1085, son precisamente los mudéjares toledanos los que expanden este tipo de aparejo a deferentes puntos del territorio:
·         Parte de ellos se desplazan a tierras castellanas, como Segovia, Palencia y León , en buena parte de la inestabilidad en la frontera toledana, surgiendo entonces varios  focos mudéjar en torno a la ciudades  como  Sahagún, Arevalo, Cuellar, etc, en las que las formas románicas se construyen en ladrillo.
Iglesia parroquial de Samboal (Segovia)



Ermita del Cristo de la Vega de Toledo. El  mudéjar toledano más influenciado  por la tradición árabe utiliza con más profusión los arcos de herradura, lobulados y tumidos, cosa más difícil de ver el el mudéjar castellano-leonés que prácticamente solo los arcos de medio punto.

·         Sin embargo, otros mudéjares continúan en el reino toledano.  Son estos posiblemente los constructores de nuestra ermita.
La construcción primitiva estaba compuesta por un ábside semicircular, un corto presbiterio y un arco toral, formas que se mantienen hoy día, si bien el arco total que hasta 1976 era semicircular ahora se ha trasformado en herradura. Para la techumbre del ábside buscaron una original solución constructiva añadiendo a una bóveda de horno de un poco más de cuarto de esfera , un pequeño tramo de bóveda de cañón coincidente en longitud con el presbiterio;  y resolviendo el encuentro con la cúpula  con un enjarje en cola de milano.



En la parte exterior podemos apreciar al detalle el clásico ejemplo de aparejo toledano: una sucesión de cajones de mampostería enripiada, alternando con verdugadas de ladrillo de una sola hilada con una separación aproximada de unos 45 cm. entre ellas. Este tipo de aparejo nos puede dar una datación del siglo XII – XIII.
El encintado está  elaborado con ladrillos colocados a tizón, es decir, con su lado mayor hacia el interior; del tipo “jabonero”, pieza ya en desuso, que se elaboraba con unas medidas de 29x20x5 cm. La mampostería está revocada con argamasa de cal arena con escorias incrustadas que cumplen una función decorativa, a la vez que técnica al dotar de mayor consistencia al revoco  y evitar así su desprendimiento.
Coincidiendo con el eje central encontramos la ventana que da luz al ábside: de aspillera rodeada por dos arcos ciegos, el interior túmido (o de herradura apuntado) y el exterior de herradura, enmarcados por un alfiz.




 Quizá siguiendo una costumbre mudéjar de decorar los paramentos exteriores incorporando elementos cerámicos, como ocurre en la torre de la iglesia de Santo Tomé y sobre todo en el mudéjar aragonés, al alarife que estaba revocando el ábside de la ermita de la Natividad se le ocurrió incrustar sustituyendo a las escorias que iba utilizando, unos fragmentos de cerámica esmaltada en verde, lo que nos ha facilitado otro elemento más para la posible  datación del ábside.

Es sabido que debido a la desmembración del califato de Córdoba muchos de sus artesanos y alarifes se expanden por los diferentes reinos de Taifas, entre ellos Toledo. Numerosas fuentes corroboran la presencia de artesanos alfareros andalusís en la Taifa de Toledo, que introducen  formas y decoraciones  comunes en Andalucía.
Según   Aguado Villaba trabajaban en Toledo alfareros mudéjares entre ellos  Aben Taurín, Amin de los Alfareros (1135), Yahya (1173), Pedro Aseyalo (1175), Juan be Farach ben Sidani(1182).



Los fragmentos de cerámica adosados en la ermita corresponden a un plato o ataifor hispano-musulmán decorado con esmalte verde o alheñado, conseguido con oxido de cobre, que da un verde muy intenso.





                 Se llamaba alheña a dos clase de tinte , el que nos intresa, producía en la ropa un color verde intenso ya que el tinte se conseguía del aligustre  (ligustrum vulgare) , tinte procedente de la trituración  de estas   hoja secadas al aire libre.
                Este verde de estas cerámicas era muy parecido al conseguido con estos tintes vegetales en la ropa, por eso  dicha denominación.

                El fragmento mayor de cerámica presenta una decoración de dos círculos concéntricos de torno  rehundidos levemente, en donde se concentró el esmalte y tienen  un verde más oscuro.
Fragmento de ataifor  de cerámica hispano-musulmana de Toledo, adosado en el abside de la ermita de Guadamur




La Torre de la iglesia de Santo Tomé en su cara oculta que esta adosada a la nave de la iglesia, presenta también  incrustaciones cerámicas en el revoco, según la información que me facilitó el arqueólogo  Juan Manuel Rojas


En esta misma torre las columnitas adosadas que sustentan lo arcos lobulados, son medias columnas de cerámica vidriadas alternando en vedrio amarillo melado y el verde o alheñado igual que las cerámicas adosadas en la ermita de Guadamur.






                Sin lugar a dudas esta  cerámica, al igual que las escorias,  se incrustó primitivamente en el primer revoco del edificio. La argamasa que las sustenta es muy dura, ya que la cal que forma esta argamasa, con el paso de los siglos y al perder el agua que la  formó tiende a coger la misma dureza que la piedra caliza o del mármol de donde procede la cal.

Pedro Antonio Alonso Revenga
Ruth Gelado  Diaz
Ruth Martín Villanueva




.






















jueves, 5 de noviembre de 2015

GEMA SIGILAR DEL TESORO DE GUARRAZAR

  También llamada piedra verde o esmeralda grabada en hueco,  esta pieza del Tesoro de Guarrazar  pudo formar parte de un  sello de una autoridad religiosa o civil del reino visigodo de Toledo, siendo uno de los objetos del tesoro que menos se conocen.



Esta gema suelta conservada en la Armería Real de Madrid destaca entre todas la que aparecieron con el tesoro de Guarrazar. Se trata de un berilo esmeralda en forma de medio prisma hexagonal,  que coincide con la morfología de esta gema  que se presenta en la naturaleza cristalizado en forma  bipiramidal dihexagonal. Así pues sufrio una fractura intencionada para que en el corte se pudiera grabar más fácilmente una escena. Sus medidas  son de 18,22 mm de alto y 15 mm de ancho en su cara de  corte, presenta grabado en hueco una escena que representa la Anunciación de Nuestra Señora. A la derecha una figura  que representa a la Virgen con la cabeza cubierta por un manto un poco hierática, si bien el artista le quiso dotar algún movimiento al producirle un pequeño contraposto al doblarle levemente la rodilla izquierda . A sus pies, lo que puede ser un jarrón con una azucena que le llega hasta el pecho. Frente a la Virgen un ángel  con la mano levantada. Se trata del Arcangel  Gabriel, mensajero de Dios como lo era Mercurio o  Hermes,  quizá por eso llevan los dos la mano apuntando al cielo.
Esta gema tiene su origen en la donación que Domingo de la Cruz Figueroa hizo a la reina Isabel II en mayo de 1861. Posiblemente , estuvo engarzada a un anillo, ya que el primer inventario que se conoce, tenía pegado un fragmento de hilo de oro. Sabemos que las piezas de oro y plata que vendió esta familia en Toledo estaban despojadas de perlas y otras gemas. Y esta misma suerte pudo correr el anillo al que estaba asociada  la esmeralda.






Pilasta de El Salvador , Toledo, su estilo iconográfico es muy similar a la de la esmeralda.
 El tema de la Anunciación es, sin duda, uno de los más representados en el arte cristiano. Desde su aparición en las catacumbas del siglo IV ha ocupado un lugar preferente en todas las épocas, en todos los lugares y en todos los campos de la actividad artística, sólo las Natividades y Adoraciones de los Magos,  como por ejemplo la fíbula circular de Turuñuelo , en períodos como el medieval, pueden  competir con las Anunciaciones en frecuencia de aparición. Razones de índole teológica y artística permiten explicar el éxito del tema a lo largo de los siglos.

  La Anunciación no es simplemente un episodio de la leyenda de la Virgen, con ella llega la "plenitud de los tiempos" (Gal 4, 4), es el momento culminante de la vida de María pero también el comienzo de la misión de Cristo en la tierra ya que, desde el mismo momento en que María da su asentimiento a las palabras del Ángel, la Encarnación se materializa y tiene lugar la concepción virginal, "Et verbum caro factum est". Anunciación y Encarnación no son, en el fondo, más que un mismo acontecimiento cuya finalidad, la redención del hombre, se cumple por medio del sacrificio de Cristo en la cruz. Así pues, el tema admite una triple interpretación, cristológica, mariana y angélica, lo que hace su presencia prácticamente ineludible en cualquier ciclo dedicado a Cristo o a María y permite utilizarlo como imagen aislada de devoción.
  
Al menos desde el siglo V en oriente y desde el VI en Roma se celebraba el 25 de Marzo la fiesta de la Anunciación. El culto, extendido por órdenes religiosas, sobre todo en Italia, originó  la consagración de templos dedicados al acontecimiento (las annunuziatas) y al culto de la Virgen de la Buena Nueva o de la Expectación. Incluso la Anunciación se convirtió en fiesta patronal para algunos gremios como los ceramistas (por el jarrón de mayólica con lirios que suele aparecer en la escena)   http://www.parvuluspuer.com/iconograf.htm

Todo indica que la azucena se asoció desde tiempos bien remotos a la pureza, la inocencia y la castidad. Y lo confirma el hecho de que las iconografías cristianas más antiguas.Por ejemplo, en la ciudad italiana de Rávena existen basílicas paleocristianas y baptisterios. En la de San Apolinar, en Clase, específicamente en el mosaico del ábside, anterior al 540 d.C., puede apreciarse al santo Apolinar rodeado de su grey cristiana simbolizada por ovejitas, entre las que crecen las azucenas.


 
Por su lado en los mosaicos de San Apolinar Nuovo, también del siglo VI, en los cortejos de santas vírgenes y de mártires, representados entre palmeras que simbolizan el martirologio, crecen a sus pies por doquier.
 Azucenas tenemos también en el tesoro y son estas los dos grandes florones donde se recogen las cadenas de las coronas reales.

Según la Enciclopedia católica online, el uso de un sello por la nobleza ya desde tiempos romanos era corriente . practica que heredan las altas jerarquía de la iglesia cristiana. Era natural entonces que los abades  y obispos  adoptasen este hábito de sellar sus documentos con cera o con plomo. Una alusión incidental en una de las cartas de San Agustín (217 a Victorino) nos permite conocer que él utilizó un sello. 


Esa práctica se extendió y parece que Clodoveo la dio por sentado en el comienzo de la época merovingia (Mon. Germ. Hist: Leg., II, 2). Más tarde en los sinodos y concilios eclesiásticos, requirieron que se le diesen cartas con el sello del obispo a los sacerdotes  que por alguna razón abandonasen legalmente su propia diocesis; así se promulgó en Chalon-sur-Saone en el año 813. El Papa Nicolás I en el mismo siglo se queja de que los obispos de Reims y Dole le habían enviado sus cartas contra morem sin el sello (Jaffe, "Regesta", nn. 2789, 2806, 2823).
Se puede asumir que desde esa fecha fue bastante generalizada la costumbre de los obispos de poseer sellos. Al principio sólo se usaban para sujetar el documento de la curiosidad impertinente y el sello se adjuntaba comúnmente a los lazos con los que se ataba. Cuando el destinatario abría la carta, necesariamente se rompía el sello. Más tarde, el sello sirvió como una autentificación  y se pegaba a la cara del documento.
 Así, el documento sólo se consideraba válido siempre que tuviese el sello intacto. Pronto llegó a suceder a partir de este punto de vista que no sólo los reyes y obispos, sino también todo tipo de persona jurídica, capítulos catedralicios, municipios, monasterios, etc., también requirieron un sello común para validar los actos que se ejecutaban en su nombre.
La importancia del sello como medio de autentificación requirió que cuando la autoridad pasaba a nuevas manos, había que destruir el sello viejo y hacer uno nuevo, como era el caso de la sucesión papal.

¿ Que autoridad pudo depositar en Guarrazar su anillo? Por el tema de carácter religioso  lo tuvo que ser personaje  religioso aunque no se puede descartar totalmente que perteneciese a autoridad civil. Nombres relacionado con el Tesoro de Guarrazar se me vienen a la mente , Sonnica, Teodosio, Lucecio, Eugenius. ….











domingo, 6 de septiembre de 2015

CERÁMICAS DEVOCIONALES EN LAS CALLES DE GUADAMUR


Imagen devocional colocada en el cementerio municipal por la Hermandad del Stmo. Cristo , al lado esta la de la Virgen

Ubicada en el testero de la capilla del cementerio municipal junto con la del Cristo.


Virgen de la Natividad que existió en la fachada casa de la familia del Cojo - Moreno  hasta la década de los noventa . Hoy su solar lo ocupa un jardín en los primeros números impares de la Calle del Prado 
Ahora en estos primeros día de septiembre, con motivo de las fiestas,  muchos vecinos adornan sus calles y fachadas con las dos devociones locales más importantes  de la localidad, el Cristo y la Virgen. Vienen a compartir lugar con otras que,   repartidas por toda la población están continuamente expuestas. Son  cerámicas  con las imágenes del Cristo d la Piedad de la Virgen de la Natividad  y algunas otras de la Virgen de Fatima





Es costumbre en toda España, Portugal y otros países   católicos, la presencia de pequeñas capillas callejeras, que en ausencia de iglesias, o en el exterior de estas, acercan  las imágenes de Jesús, la Virgen y los santos a los fieles, en la calle. Cumplen, además de sacralizar el lugar, la misión de facilitar el rezo ante ellas. Además de tener un carácter protector ante  el mal. Era muy corriente que las ciudades amuralladas tuvieran en sus puertas también,  estas figuras. En Toledo, hay multitud de  ellas, recordaremos solamente los cristos de Santo Tomé y el Cristo de la Sangre de Zocodover, este último colocado en una capilla encima del arco del mismo nombre. En los dos , ubicados en importantes zocos o zonas comerciales, se decía misa diariamente para que comerciantes y clientes la pudieran escuchar en la calle. También es muy conocida la Virgen de los Alfileritos.  



Las imágenes religiosas de azulejaría que hay en Guadamur, participan de estos fines como la protección, pero fundamentalmente son indicativas de la devoción que profesan los dueños de los edificios en las que están colocadas 



                En la localidad básicamente, el Stmº Cristo de la Piedad y Ntrª. Srª de la Natividad  se reparten esta presencia pero, también hemos visto otras como la  Virgen de Fátima     











domingo, 28 de junio de 2015

LORENZO NAVAS ORDOÑEZ , de carlista a monárquico constitucional.

  Muy completa le vida de este guadamureco o guadamurense nacido, en 1849 siendo sus padres Francisco Navas y Valentina Ordoñez, también de Guadamur. Recogemos en esta vida una anécdota  de juventud  , siendo carlista   y otra de su madurez de alcalde de Toledo , publicando las primeras normas de circulación que conozco en Toledo, para carros y carretas.

        En futuras entradas en este blog, le veremos como gobernador en Filipinas y Coronel Honorario en la guerra de aquel país.
Cuenta  Ramona López de Ayala y del Hierro en su libro Memorias de una casi setentona, R.A.B.A.C.H,  Toledo, 2003. Un suceso ocurrido a nuestro personaje, LORENZO NAVAS ORDOÑEZ, natural de esta villa,   que fue concejal, alcalde de Toledo, gobernador en Filipinas y Alcalde de Guadamur.
       Durante de  tercera Guerra Carlista entre los partidarios de D. Carlos y  los gobiernos legales de España , muchos españoles conservadores se enrolaron  en las filas carlistas y el joven Lorenzo  Navas fue uno de ellos . Estando Ramona López de Ayala veraneando en 1873, en el hotel  Zaldivar de Santander recibe la visita del joven Lorenzo : Estas son sus palabras del suceso:

…..” Llegó del Norte un muchacho de Toledo que se llamaba Lorenzo Navas, que estaba en el ejército de Don Carlos, y se marchó a su casa a convalecer de una herida  que le habían hecho: una bala le dio en el hueso detrás de la oreja  y cómo tendría los huesos aquel hombre que la bala se aplastó como si hubiese dado contra una piedra, la llevaba para conservarla y nos la enseñó; a pesar de eso la conmoción fue muy  fuerte y milagrosamente escapó con vida. Llevaba unos números del Cuartel Real, periódico que se publica en las filas carlistas, me dio uno y le conservo en recuerdo de aquellos tiempos




Lorenzo Navas , en su época de Alcalde de Toledo a finales del siglo XIX.
 Tambien fue alcalde de Guadamur a comienzos el siglo XX. A él le debemos la fuente pública que hubo en la plaza  el pilar para abrevaderos de ganados y el matadero.

Bando con normas de tráfico para carros.
Añadir leyenda


Lorenzo Navas de Coronel en la Guerra de Filipinas


lunes, 22 de junio de 2015

APARATO DEL FLY. Nueva adquisición del Museo Etnografico de los Montes de Toledo en GUadamur.


El aparato de fly o fumigador pulverizador , muy conocido y utilizado en la primera mitad del siglo XX, es un fumigador de líquidos insecticidas principalmente  basado en la expulsión de aire comprimido por medio de un bombin. Uno de los primeros insecticidas líquidos conocidos tenía la marca Fly y por extensión se pasó, la marca fly a ser sinónimo de insecticida. Después aparecieron otras marcas como Cruz Verde, Orion, Fogo, etc.  Estaban basados en el El DDT (Dicloro Difenil Tricloroetano)  inventado por  suizo  Paul Hermann compuesto químico que fue prohibido por acumularse en las cadenas troficas. Hoy ha sido sustituido por otros compuestos menos agresivos como las piretrinas.

El torvisco , junto con la  albahaca se utilizó como repelente contra los insectos.